El tarot como profesión

Seguramente ha abierto alguna vez las páginas de un periódico y en la parte final ha visto los anuncios personales. Los hay de muchas clases, de carácter íntimo, laborales, de compra y venta o de cursos que dar y aprender, entre ellos destacan aquellos que tienen que ver con la cartomancia.

El tarot como profesión está en la actualidad muy solicitada, tal vez por qué son muchos los que llaman y se ha constituido como una importante fuente de ingresos tanto para particulares como para empresas que han estandarizado las predicciones.

Vidente Cristina
Hay cursos que prometen incluso entrar en la bolsa de trabajo de una plataforma con turnos, servicios 24 horas, nómina, comisiones. Un negocio redondo para el empresario y para el que más llamadas recepciones, aunque a veces se vaya en contra del propio consultante.

Casi todos nos hemos sentido atraídos por lo esotérico, los naipes son un elemento importante, llamativas pero llave de un destino por descifrar si se sabe interpretar lo mucho que tienen que decirnos.

Experiencia y Años de Trabajo

Hace falta experiencia y años de trabajo diario para lograr un control total de las mismas y orientarla a la predicción exclusiva de alguien, y eso no se puede aprender en un cursillo de ocho horas.

Por el contrario hay personas que llevan toda una vida echando las cartas, han aprendido de forma autodidacta o siguiendo los consejos de amigos y familiares que se dedicaban a ello y notaron el sexto sentido que se tenía, las cualidades psíquicas necesarias para ello que también puede ser un añadido a ese conocimiento que se inicia, que se perfecciona o que se posee.

El saber leer los arcanos y ser especial en ello, por los aciertos que se tienen, puede repercutir en ser un medio de vida, una forma de trabajo remunerado (que no hay nada de malo en ello y es muy digno).

Siempre hay un estudio, un camino de mejora, de técnicas en las tiradas que provoca tener más argumentos y capacidades.

Leer y Echar las Cartas es algo Serio

videntes

No es lo mismo demostrar ante amigos que se sabe leer las cartas que hacerlo de forma profesional pues lo primero es algo por diversión casi, a ratitos y para disfrute o asombro de unos pocos y lo segundo es un obligación con la que cumplir en la que no se dueña del tiempo y en la que hay que cumplir con un horario y con la forma de ser de los clientes.

Todo puede llevar a que algo que se hacía por gusto se acabe convirtiendo en un infierno que canse y la obligación derive en desgana o cometer errores que harán que sea desaconsejable que se siga ejerciendo bajo esas circunstancias. Es la parte mala.

La parte bueno es la que nos dice que se puede disfrutar mucho ayudando a los demás y apoyando económicamente en el hogar, todo esto está regulado por Ley, ya no hay abusos en las tarifas como antaño y es un trabajo justo y digno. Si se hace con gusto, con espíritu de ayuda y mejorando día a día, realmente habremos dado con una bella profesión.

Hay dos formas de ejercer, la primera desde una consulta en casa, de forma directa, con el consultante por delante. La segunda, que es últimamente la mejor  acogida, vía teléfono donde se debe estar pendiente del mismo.

Importante es que se quede satisfecho todo aquel que nos llame pues de su valoración dependerá que otros quieran probar con nosotros o que el boca a boca nos sitúe como alguien de confianza y fiable.

A veces se hacen lecturas que resultan negativas para el consultante y eso provoca su rechazo pero no por ello se debe sentir mal, ha sido sincera con ella y lo bueno o lo malo entran dentro del juego de la vida, no siempre puede ser todo como se quiere salvo que se diga expresamente: “dime sólo lo bueno” y se evitará todo lo demás.

El tarot es una  virtud importante que se posee, ganada con el paso del tiempo, yendo más allá del conocimiento simple de las cartas.

Muchos de los que hoy se ganan la vida con todo esto son asalariados de empresas a los que poco les importa la predicción o si la persona repetirá o no llamada, los comisionista cobran en función de recepción y atención de llamadas y en un gabinete siempre hay disponibles.

El trabajo telefónico en una plataforma puede ser agobiante donde se debe contestar al teléfono bajo la pena que demasiadas sin atender pueden llevarnos a ser despedido.

Las Buenas Tarotistas Trabajan por su Cuenta

Por ello lo ideal es tener nuestro propio sistema de atención y trabajar para nosotros mismos sin sufrir la presión de un ambiente desfavorable i que se quieran estandarizar las predicciones.

Saber leer los arcanos es algo que puede ser aprendido pero perfeccionado con el día a día, ser profesional implica estar dedicados a los demás con la obligación que ello implica y en la calidad del servicio estará el tener unos consultantes asiduos que confíen en nosotros.

No se trata de tener una gran cartera de clientes, se trata de hacerlo bien, el resto llega solo.

Tarot Fiable sin Gabinete

Consulta siempre con un tarot sin gabinete para que te atiende la vidente desde su propia casa y así poder poner los cinco sentidos en tu futuro.

Videntes Famosos en la historia

A lo largo del tiempo muchos profetas han acertado hechos futuros con una exactitud asombrosa y que demuestra la existencia de la videncia.